Intervención de Jose Ignacio Suárez na presentación del llibru Rellatos y poemas de la Caleya

El nuesu compañeiru José Ignacio Suárez, tomó la pallabra na presenación en Llión del llibru «Rellatos y poemas de la Caleya» pa da-y voz de manera brillante a la nuesa postura.  Esta ye la súa intervención cona transripción del sou discursu.  ¡Norabuena Nacho!

Gustaríame emprincipiar la mi intervención felicitando en primer llugar a la asociación «La Caleya» por entamar el su certame lliterario, cuyo meyor resultáu se recueye, supuestamente, no presente llibru, anque a dicir verdá, esu nun me cuadra col honor de haber síu premiáu.

Darréu quiero da-y las gracias a mi padre, que ta sentáu ehí. Y quiero da-ylas por un dobre motivu. Primeiru porque los dous rellatos preimiaos no certame son en gran parte obra suya. Por calter y humildá nunca quixo figurar cumo autor de los mesmos, pero verdadeiramente son fruitu d’un trabayu collaborativu, nel qu’él punxo, polo menos, la mitá. Asina que se nun ye muchu pidir, prestaríame la ostre da-y un aplausu: ¡gracias papá! En segundo llugar, you quixera da-ylas tamién porque foi gracia a él que sentí falar en llionés en ca mis güelos, nun requixu d’Ordás. Ye verdá que yera un llionés amecíu col castellanu, pero que yera bien prestosu y que cada vez ye más difícil d’escuitar. Tengo’l recuerdo de mi buela Lena coyendo una pota na cocina y tirar pa la cubil diciéndome: «hai que da-y de comer al gochu». Ou ehí taba ella, diciéndonos: «sentáivos a cumere», «tirai p’acá» o… «quisióu». Porque ye que l’imperativu suena más dulce en llionés que’n castellanu.

Imperativu ye tamién da-y las gracias a la Directora Xeneral de Políticas Culturales de la Xunta de Castiella y de Llión, Mar Sancho, por tar güei eiquí ente nós. Porque la su presencia bríndame la oportunidá de recorda-y tres cousinas mui brevemente, cousas qu’escurque serán reveladoras pa buena parte de la xente que ta regunida n’esti salón.

El llionés ye una llingua que pasa de los mil años y un patrimoniu cultural que baxu nengún conceptu podemos dexar perder y que la «Junta» debería tar cuidando con esquisitu meimu. Ye una cuestión de xusticia colos nuesos mayores y una obrigación para conos nuesos fíos, cumo lo ye caltener el patrimoniu ñatural. Ensin embargu, la Junta ta incumpriendo, d’un xeitu flagrante, la su propia llei, al nun cumprir cono establecíu no artículu 5.2 del Estatutu d’Autonomía, que diz testualmente (lleo en castellanu): “El leonés será objeto de protección específica por parte de las instituciones por su particular valor dentro del patrimonio lingüístico de la comunidad. Su protección, uso y promoción serán objeto de regulación”. Esta proteción tien que se articular al traviés de una llei que desenvuelva precisamente el mentáu artículu, dotando-y, amás, colas partidas presupuestiarias necesarias pa una regulación efectiva, tal y cumo foi aprobáu por unanimidá nas Cortes de Castiella y Llión en 2010. Y, amás, esa protección tien que se implementar al traviés d’una presencia digna del llionés no sistema educativo públicu, porque se nun ye asina, dicha protección nun existe. Asina dispónlo la Carta Europea de las Llinguas Rexonales o Minoritarias del Conseyu d’Europa, un tratáu internacional qu’España ratificóu en 2001 y qu’establez que la enseñanza seya unu de los elementos esenciales d’esa protección. Al respective, nos informes de 2012 y 2016 sobro la aplicación del tratáu en España, el Conseyu d’ Europa reprochóu al Estado y a la Comunidá Autónoma que’l llionés nun fuera oxetu d’enseñu.

¿Cuála foi dica güei la respuesta de la Junta? Escusas y mentiras numás. Tamién l’incumprimientu total de las recomendaciones del Conseyu d’Europa y de los requerimientos del Procurador del Cumún de Castiella y Llión, quien tamién denuncióu la situación. L’ultimu exemplu ye bien recién, porque’l pasáu díe 18 d’outubre la mayoría de representantes del PP na Comisión d’Educación de las Cortes autonómicas refugó que se debatiera no parlamentu autonómicu una proposición non de llei que pedía l’inclusión de l’asignatura de llingua y cultura llionesas nos proyeutos curriculares de las escuelas que lo solicitaran cumo materia de llibre configuración. Ye más, de nueve años p’acá, la primer partida prespuestaria son los 3.000 euros conos que se entama esti acto, una caxigalina se lo comparamos conos 6 millones d’euros que, de 2007 p’acá, lleva recibíos el gallegu, una llingua, tamién nuesa, que recibe añalmente 500.000 euros. Traducíu, y pa que m’entienda’l auditoriu: la Junta gastóu nel llionés malapenas el 0,05 % de lo que lleva gastáu no gallegu.

Señora Mar Sancho: ¿Qué ye? ¿Que los falantes de llionés nun tienen dereitos? ¿Son menos que los que falan gallegu? Gustaríame que retrucara a lo que-y toi preguntando. Porque tódolos datos anotaos apuntan a que dende la institución que vusté representa muestrase una hostilidá dafeitu sobro’l llionés, cumo bien lo demuestra tamién el feichu de que en 2010 el su partíu rechazara una enmienda a los presupuestos que pretendía incluyir una partida de 125.000 euros pa la protección de la nuesa llingua.

Créyame se-y digo que ye una tristura que you tenga que plantegar estas cousas nún actu cumu esti, pero llamentándolo fondamente nun me queda outro remediu que denunciar esta situación y deci-y que mentanto la Junta nun camude la su disposición sobro’l llionés, ta craru que la su presencia güei eiquí nun puede interpretase más que cumo una maniobra más de la Junta para intentar xustificase nos prósimos informes que tendrá qu’apurrir al Conseyu d’Europa y tratar de disimular, asina, el su sistemáticu incumprimientu de la Carta Europea de las Llinguas Rexonales o Minoritarias del Conseyu d’Europa.

Muchas gracias.

 

Etiquetas: , ,

Sobre la entrada

Autor

Asociación Faceira

Sin comentarios.