Asociación Cultural Faceira

XIX CONGRESO INTERNACIONAL DE ARTE RUPESTRE IFRAO

La Asociación Cultural Faceira tendrá representación en el XIX Congreso Internacional de Arte Rupestre IFRAO.
El trabajo científico proporciona evidencia estadística de que el conjunto de pinturas rupestres de Peña Piñera, así como otros del Bierzo, funcionaban como un enorme calendario lunisolar gracias a efectos de luces y sombras singulares que se producen en sus pinturas en el amanecer o anochecer de ciertas fechas del año o en los extremos de un ciclo lunar que dura algo menos de 19 años que se conocen como lunasticios mayores y menores.
Estas fechas del año corresponden a la división del año en cuatro partes o estaciones centradas por solsticios y equinoccios que parecen constituir el calendario de los primeros agricultores y ganaderos de la Europa atlántica y cuyas reminiscencias actuales son lo que llaman en las Islas Británicas “calendario celta” (con sus fiestas Imbolc, Beltaine, Lugnasad y Samain) o nuestras fiestas de carnavales, mayos, San Juan, fiestas patronales de cosecha, Todos los Santos y Navidad. En cuanto a la indicación de los lunasticios, este estudio revela una interesante conexión con los monumentos megalíticos británicos, especialmente los círculos líticos, por su común interés en este fenómeno.
Este tipo de propuestas son escasas en España aunque en Reino Unido se han generalizado ya con cierta normalidad al estudio de sus monumentos megalíticos con los que algunos restos arqueológicos leoneses muestran una interesante afinidad. No solo puede ayudar a despejar parte de las tinieblas que ocultan el significado del arte rupestre, sino que pueden ayudar a comprender las raíces culturales de las regiones del Noroeste de la Península Ibérica, y particularmente la leonesa, y ésto es porque podemos rastrear los orígenes de sus tradiciones festivas populares hasta el uso festivo de los conjuntos megalíticos y el arte rupestre.
Feliciano Cadierno Guerra es arqueólogo y está realizando una tesis doctoral en la Universidad de Valencia cuyo objeto es catalogar el arte rupestre esquemático leonés recopilando yacimientos y detallando representaciones de las pinturas mediante técnicas avanzadas de procesamiento de imagen.
Miguel Ángel González es ingeniero, miembro de la Asociación Cultural Faceira y desde hace 6 años se ha especializado en la interpretación del arte rupestre en base al seguimiento de un antiguo calendario lunisolar al señalar ciertos hitos del ciclo solar y lunar. Ha publicado sus avances en un libro, Teleno, señor del laberinto, del rayo y de la muerte y en su blog asturiense.blogspot.com.
Ambos han presentado un trabajo con título “Estudios arqueoastronómicos sobre la pintura rupestre esquemática ¿posible indicador de épocas de frecuentación? A propósito de Peña Piñera Librán y San Pedro Mallo” en el XIX Congreso Internacional de Arte Rupestre IFRAO 2015 que se desarrollará en Cáceres del 31 de agosto al 4 de septiembre.

Noticia Relacionada: http://www.diariodeleon.es/noticias/cultura/gran-calendario-piedra-luz_991405.html

Iglesias mozárabes: arte español de los siglos IX a XI

Manuel GÓMEZ MORENO: Iglesias mozárabes: arte español de los siglos IX a XI. II Vols. Madrid, Centro de Estudios Históricos, 1919.

Tomo 1

[issuu width=420 height=315 backgroundColor=%23222222 documentId=111110114432-c67f88b8394440459f35b8d81d5df687 name=gomezmorenomozarabe1 username=asociacionfaceira tag=gomez-moreno unit=px id=13653939-f082-3bf9-e82c-332a78f9cb01 v=2]

Tomo 2

[issuu width=420 height=268 backgroundColor=%23222222 documentId=111110114249-b877f4dbc9ed4226929d7014121da4e1 name=gomezmorenomozarabe2 username=asociacionfaceira tag=gomez-moreno unit=px id=1d431b07-7864-47eb-93e2-5b5ba907c9df v=2]

Cernunnos, el Señor Cornudo del Bosque en la Catedral de León

Miguel Ángel González.

«Había un bosque sagrado, jamás profanado desde remotos tiempos, que con sus ramas entrelazadas encerraba un espacio tenebroso y unas gélidas sombras en cuyas profundidades no penetraba el Sol. Este bosque no lo ocupaban los Panes, habitantes de los campos, ni los Silvanos, señores de los bosques, ni las ninfas, sino los santuarios de unos dioses de bárbaros ritos: aras construidas para siniestros altares y todos los árboles purificados con sangre humana […] No lo frecuentan las gentes arrimándose para celebrar cultos, sino que se lo han dejado a los dioses. Tanto si está Febo en medio del firmamento como si ocupa el cielo la noche sombría, el propio sacerdote tiene pavor a acercarse y teme toparse de repente con el señor del bosque» M. ANNEO LUCANO, Farsalia III

Seguir leyendo…

Pervivencia del habla y la tradición oral bercianas

JOSÉ ENRIQUE MARTÍNEZ. Diario de León, 15/05/2011

Léxico y literatura de tradición oral en el entorno de Las Médulas (León)

Fernando Bello Garnelo, Ed. Instituto de Estudios Bercianos / Universidad de León, 2010. 428 pp.

Numerosas investigaciones de campo nos demuestran la riqueza de léxico y tradición oral que aún pervive en nuestros núcleos rurales. No es preciso citar aquí los vocabularios, diccionarios y demás publicaciones al respecto, ni remontarse a los primeros trabajos de recogida romancística de Menéndez Pidal y a la gran batida de 1985 (romances, canciones, leyendas…) patrocinada por la Diputación leonesa. La aventura no ha cesado, y ante los ojos tenemos un libro del que merece la pena dar cuenta: Léxico y literatura de tradición oral en el entorno de Las Médulas , cuyo autor es Fernando Bello Garnelo que registra de modo exhaustivo el léxico de los ayuntamientos de Borrenes y Carucedo. Bello Garnelo alude a la magna empresa llevada a cabo por Janick Le Men en su Léxico del leonés actual , con 5 tomos en la actualidad, que sumará alguno más cuando la obra esté completa. ¿Cómo justificar a la luz de tal recopilación y estudio una nueva recolección de léxico en un lugar de la provincia? Lo explica el autor: la profesora Le Men trabaja sobre materiales ya recopilados por otros investigadores, pero en el espacio arqueológico de Las Médulas, donde se sitúan Borrenes y Carucedo, «nadie ha recogido de forma sistemática el léxico tradicional». Es el vacío que trata de llenar Bello Garnelo con su acopio léxico, que reunió sirviéndose de encuestas hechas a informantes representativos de un habla en la que conviven rasgos del gallego y rasgos del leonés, como expone fehacientemente, si bien él mismo se asombra de las variantes léxicas entre pueblos colindantes. Esta parte primera del libro de Fernando Bello es, naturalmente, más de consulta que de lectura. En cambio, la segunda, referente a la tradición oral en los pueblos de Las Médulas mencionados, es propiamente de lectura, contraste y curiosidad. Encontraremos textos en castellano, otros en gallego y, como dice el recopilador y estudioso, otros, los que suscitan mayor interés, en el habla de la zona «que los hablantes llaman chapurriao ». La riqueza oral hace necesaria la clasificación del material. Los primeros textos son leyendas de diverso tipo: tesoros escondidos, aparecidos, culebras mamadoras, brujas, encantamientos, mal de ojo, lobis home , etc. Algunas como la de Caricea y Borenia o la de la batalla del monte Medulio, son muy bellas. Hay además, adivinanzas, canciones, coplas y seguidillas, cuyo repertorio indica el autor que es inagotable; algunas son muy conocidas («A la Virgen del Carmen / tres cosas pido…»); otras, muy populares, están llenas de ingenio y picardía («-”Madre mía, estoy preñada / -”Hija, no digas de quién. / -”Madre mía, estoy del cura. / -”Hija mía, yo también»). Los refranes forman otro capítulo, al igual que las anécdotas, los villancicos, las canciones de cuna, los juegos tradicionales (canciones de corro, retahílas, etc.), los ramos, los romances, los ensalmos y conjuros. Todo un conjunto admirable que nos reconcilia con nuestros orígenes.