MANIFIESTO POR EL RECONOCIMIENTO Y EL DESARROLLO DE LA PLURALIDAD LINGÜÍSTICA DE ESPAÑA

MANIFIESTO POR EL RECONOCIMIENTO Y EL DESARROLLO DE LA PLURALIDAD LINGÜÍSTICA DE ESPAÑA

Los abajo firmantes, creadores culturales y académicos, profesionales, expertos y políticos vinculados al estudio, al debate, a la enseñanza y a la gestión lingüística en universidades y escuelas, instituciones y entidades, administraciones públicas y medios de comunicación, procedentes de todas las comunidades autónomas, con el objetivo de conseguir un amplio consenso social, territorial y político en favor del desarrollo de todas las lenguas de España y de la convivencia lingüística entre todos sus ciudadanos manifestamos que:

  1. El plurilingüismo no es la excepción sino la regla en las sociedades humanas. En el mundo existen más de 6.000 lenguas y cerca de 200 estados. Todos los estados son multilingües. La internacionalización y la inmigración acentúan este contexto plurilingüe.

  1. España también es, y siempre ha sido desde su origen, un país multilingüe. Actualmente, el 47% de su población vive en una CA (comunidad autónoma) con más de una lengua y el artículo 3 de la CE (Constitución española) y nueve Estatutos de autonomía consagran la pluralidad lingüística de España, bien declarando la oficialidad del catalán/valenciano (Catalunya, Comunitat Valenciana, Illes Balears), del gallego (Galicia), del euskara (Euskadi y Navarra) o del aranés/occitano (Catalunya), bien reconociendo y tutelando de forma explícita las lenguas de Aragón, Castilla y León y Principado de Asturias.

  1. El plurilingüismo no sirve solo para reconocer legalmente el carácter multilingüe de los territorios, sino que aspira a que todos y cada uno de los ciudadanos sean o se sientan plurilingües; es decir, puedan conocer más de una lengua o valoren su convivencia con más de una lengua. El fortalecimiento de una lengua no tiene por qué ir en detrimento de las otras. Aprender una lengua no significa no aprender o desaprender otra. La proximidad filológica de muchas de las lenguas de España facilita el conocimiento de más de una de ellas

  1. Reconocer y desarrollar el plurilingüismo de España es más necesario que nunca para que:

  • Aflore sin complejos la identidad plurilingüe real de España.

  • Millones de ciudadanos se sientan reconocidos en su especificidad y en sus derechos lingüísticos.

  • Queden desactivados conflictos entre lenguas que solo responden a su instrumentalización interesada, ideologizada y en ocasiones partidista.

  • Se cumpla en todo su alcance el Art. 3 de la CE, en particular el 3.3.

  • Se cumplan todos los compromisos asumidos en relación a la Carta Europea de Lenguas Regionales o Minoritarias (firmada y ratificada por España).

  1. Reconocer y desarrollar el plurilingüismo de España es positivo para todos porque:

  • Preserva un patrimonio inmaterial compartido y fortalece el gran caudal cultural de nuestra sociedad.

  • Favorece la convivencia y el reconocimiento mutuo de la diversidad de comunidades lingüísticas.

  • Aporta mejoras sustantivas en los procesos de aprendizaje.

  • Ofrece oportunidades personales, profesionales y académicas.

  • Promueve la implantación y la innovación del sector de la tecnología lingüística.

  • Nos prepara mejor para el plurilingüismo europeo.

  1. Reconocer y desarrollar el plurilingüismo de España significa asumir que:

  • Todas las lenguas atañen por igual a todo el país y a todos los ciudadanos. Todas son asunto de todos los gobiernos: las lenguas distintas del castellano no son solo un asunto de cada comunidad autónoma; el castellano no es solo un asunto del Gobierno de España.

  • Todos los poderes públicos (legislativo, ejecutivo y judicial) deben contribuir a la defensa y el impulso de todas las lenguas de España.

  1. Reconocer y desarrollar el plurilingüismo de España comporta determinar sobre su uso en las Cortes Generales y promulgar una Ley que regule específicamente esta cuestión en virtud del preámbulo y en el marco de los artículos 3 y 46 de la CE, a saber:

Una única ley transversal, de carácter orgánico por modificar leyes orgánicas, que afecte fundamentalmente a la Administración General del Estado, a la Justicia y a las Altas Instituciones, con mención expresa del papel de las CCAA, pero sin entrar en colisión con las disposiciones y competencias que puedan fijar los respectivos Estatutos de Autonomía y de acuerdo con lo que se conoce como principio de territorialidad según la doctrina del Tribunal Constitucional. Siguiendo estos principios, la ley debería abordar los siguientes aspectos, algunos de los cuales actualmente ya están incorporados en iniciativas o legislaciones sectoriales, y tener en cuenta los siguientes criterios:

a) aspectos:

    • uso de las lenguas por parte de la ciudadanía (derecho de uso individual) en los procedimientos de la AGE (Administración General del Estado), el Poder Judicial y el Parlamento;

    • uso de las lenguas por parte de las altas instituciones del Estado (Jefatura del Estado, TC, JEC, Defensor/a del Pueblo…);

    • reconocimiento del multilingüismo (documentos identificativos, actos solemnes, símbolos del Estado…);

    • desarrollo de contenidos educativos curriculares en torno al carácter plurilingüe de España y al conocimiento de las lenguas no oficiales en sus respectivas CCAA.

    • difusión del carácter plurilingüe de España (educación, cultura, medios de comunicación…);

    • protección y promoción de todas las lenguas en todos los territorios y todos los ámbitos posibles (empresas públicas y privadas, TIC, enseñanza, cultura, medios de comunicación públicos y privados, función pública, toponimia, relaciones, estudio e investigación…) de acuerdo con las competencias del Gobierno de España;

    • presencia del plurilingüismo en la acción exterior española, y en especial en las instituciones europeas.

b) criterios:

    • cumplimiento de los compromisos contraídos por el Comité de Ministros del Consejo de Europa en 2005 en relación a la Carta Europea de Lenguas Regionales o Minoritarias y de todas las disposiciones de la UE;

    • constitución de un órgano específico de impulso y supervisión del mandato legislativo que incluya a las CCAA y que actúe a la vez como observatorio trasladando anualmente un informe al Senado;

    • previsión de ayudas y subvenciones al amparo de las normas de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y la Unión Europea (UE) sobre excepcionalidad cultural.

  1. Reconocer y desarrollar el plurilingüismo de España implica la corresponsabilidad presupuestaria de todas las administraciones y representa un coste perfectamente asumible que se puede y se debe abordar con recursos humanos y económicos disponibles, y muy especialmente con las tecnologías de la información y la comunicación.

  1. Del mismo modo que es un valor para España en su conjunto, el plurilingüismo también es un valor que hay que defender en todas las CCAA. Cada comunidad autónoma debe conseguir, de acuerdo con un consenso interno, su equilibrio en materia lingüística para que, respetando los derechos y la sensibilidad de todos, al mismo tiempo que se preserva e impulsa el uso de todas las lenguas, nadie se sienta excluido y pueda garantizarse la convivencia.

  1. Reconocer y desarrollar el plurilingüismo de España necesita el máximo consenso posible de toda la sociedad española y en particular de sus representantes políticos, un consenso que debería permitir introducir en una futura reforma de la CE los cambios necesarios para su formalización explícita.

Por todas estas razones, esperamos que todas las fuerzas políticas se comprometan públicamente a proponer, debatir y consensuar en la próxima legislatura una ley que reconozca y desarrolle la pluralidad lingüística de España.

Valencia, noviembre de 2015

SEMINARIO MULTIDISCIPLINAR SOBRE

EL PLURILINGÜISMO EN ESPAÑA

Etiquetas: , ,

Sobre la entrada

Autor

Asociación Faceira

Comentarios cerrados.