Por fin pudimos celebrar con normalidá la edición d’anguaño, tres trés años marcaos pola epidemia de COVID-19, pues no 2021 nun se pudieron facer y, outramiente, los calechos n’homenaxe a Eva Gonzalez houbo que partilos entre’l 2020 y el 2022, añu esti últimu no que, amás, tuvo que se marcar un llímite d’aforu. Ye la quinta vuelta que son entamaos pola Asociación Faceira conxuntamente col Ayuntamientu de Llión, dando continuidá, asina, a esta serie añal d’actividades sobre cousinas d’iquí que llegoron yá con esta a la sexta edición.

Escomenzóu el ciclu’l 3 de febreiru con una conferencia d’una auténtica experta na bioloxía de la conservación del feisán, Beatriz Blanco Fontao, que, tres analizar una montonera de datos científicos, expuso la problemática de la especie y la dificultá enorme de salvala de la extinción. Dispués de la su intervención, l’abondante públicu, qu’escanzóu las 82 personas, animóuse a facer una buena riestra de preguntas que pusieron enriba la mesa mui bien de cuestiones relacionadas cola ecoloxía, modos d’explotación del territoriu y modelos económicos, nun debate mui animáu.

Na su conferencia, Teresa García Montes fizo una introducción sobre l’arquitectura tradicional llionesa pa falanos, dispués, de los trabayos de la muyer y de los espacios qu’ocupaba nellos: el llar primeiro, y la cocina más tarde, yeran dominios femininos y símbolos de la casa, de la familia y de la sociedá mesma. Nesti sen, insistíuse no feichu de que la muyer tenía que s’encargar de los mesmos llabores que los hombres y, a mayores, facese cargu n’exclusiva d’outra montonera de cousas. Tocante a esto, púsose un vídeo no que Felipa García González (Ruicastrillu d’Ordás) declaraba al autor d’estas llinias qu’antias las muyeres yeran “unas esclavas” y que trabayaban “la mitá más que los hombres”. Amás, las muyeres ocupábanse d’entamar los filandones y los seranos que se celebraban nas sus cocinas, asina que verdaderamente yeran furmientu de los dous momentos de socialización más importantes de la cultura tradicional llionesa.

Miryan Rodríguez San José repasóu el papel de la muyer na historia de Llión y resaltóu, de primeras, que la nuestra estructura familiar fuei tradicionalmente matrilinial y, por mor d’ello, las muyeres llionesas pudieron siempre heredare. Dispués denuncióu la presencia ruein de la muyer nas historias del pasáu, anque al poucu destacóu que, por fertuna, yá houbo una fonda revisión historiográfica d’unas décadas p’acá. Más alantre falóu sobre dalgunas muyeres llionesas de la Edá Media, cumo Ende (S. X), María Pérez de Villanañe (S. XII) y Urraca I (S. XII), pa siguir dispués con outras yá del sieglu XX, cumo Nieves González Barrio (1894-1965), madre de la pediatría n’España, Justina González Morilla (1903-1997), primer muyer qu’estudióu vetrinaria n’España, Faustina Álvarez García (1874-1927), primer española en consiguir el puestu d’inspectora d’enseñanza ou Ángela Ruiz Robles (1895-1975), inventora de la primer enciclopedia mecánica y, por tanto, precursora del llibru dixital actual. A lo cabeiro del actu, l’abondante públicu (76 personas) aplaudíu con gana la intervención.

Zarróronse los calechos d’anguaño con un cartel de luxu, no que pudimos disfrutar d’hasta 6 muyeres cantando y tocando percusión (pandeiru cuadráu y pandeireta), al tiempu que dalgunas personas del públicu s’arrancoron a baillar: meyor imposible. L’actu, que fuei especialmente guapu, cuntóu cola presencia de Yolanda García, Amanda Alvarez y Laura Collar, que formulóu muchas preguntas a Carmen Marentes, figura de refrencia na recoyida de cantares de tresmisión oral, non solo del valle de Ḷḷaciana y la su redondada, sinón referente tamién pa tola provincia de Llión. La sala, entestada de xente hasta superar con mucho’l cientu personas, llegóu a emocionase col testimoniu impagable d’esta muyer ḷḷacianiega, historia viva de la recoyida de sones y cantares de tresmisión oral.