Asociación Cultural Faceira

El dialecto leonés, Menéndez Pidal, 1906

Ramón Menéndez Pidal, Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 1906.

[issuu width=420 height=81 backgroundColor=%23222222 documentId=110919195737-c314567e07e3431b830c1015b593d2aa name=eldialectoleonespidal username=asociacionfaceira unit=px id=7a5bb7e0-bb8e-f6b9-33bb-8c4ad1645652 v=2]

Galleguismos y leonesismos en el tumbo de San Pedro de Montes

Maurilio Pérez González, Departamento de Estudios Clásicos de la Universidad de León, en Contextos XIII/25-26, 1995, pp.135-150.

 [issuu width=420 height=299 backgroundColor=%23222222 documentId=110919195808-71ecdbc48f5f44a4a7338afd13a9e840 name=tumbo-s-pedro-montes username=asociacionfaceira unit=px id=8566e78b-7854-8b2b-dec7-a7fecbaf2527 v=2]

Seguando en San Román de la Vega

Texto y fotos: Abel Aparicio González.

Hoy es sábado, un sábado de verano y estoy viendo como siegan a “gudaño” y engavillan con el “focin”, lo curioso de esto es que estamos en el año 2011.

Ellos son Toño y Tina (71 y 78 años), dos hermanos de San Román de la Vega (León). Tienen una pequeña tierra donde no entran las cosechadoras y no quieren dejar de sembrarla.

Él va con el “cachapo” enganchado al cinto, con un poco de agua en su interior acompañado de hierba, para que al girar no se caiga el liquido, ya que así se afila mejor. Ella lleva dos hoces o “focines” para “engavillar”. Después de segar un buen trozo, él convierte en manojos las “gavillas” que ella estuvo haciendo. Las gavillas las ata con la “garañuela”, es decir, con el cereal que está segando. Una vez que tienen varios manojos, preparan “la morena” o se ponen a “amorenar”, es decir, hacen un montón de manojos, que son 16 ó 18, depende de si debajo se ponen 2 ó 4 manojos. Toda una lección de agricultura tradicional, que las instituciones deberían promover, por lo menos, para que la gente joven vea como se hacían antes las cosas.

Una vez finalizada la siega, Toño y Tina me enseñaron en su casa un porro de majar, “la maixa”, como se decía antes, me comenta. Me explicó, que la primera trilladora llegó a San Román en el año 1959, año en el que “lluvió” mucho y se acabo de meter el grano la última semana de Agosto. Para finalizar esta lección de historia, me enseñó donde tenían sus padres el “forno”, la “ferramienta”, el “fuso”, donde guardaban el rebaño concejil y donde estaba el “boquerón” para meter la hierba. En definitiva, una mañana en la que pude aprender como era la vida en mi pueblo hace unos años, en la que vi la vida de mis abuelos, una mañana, en la que disfruté de mis raíces.

Al outru llau de La Raya

Nicolás Bartolomé Pérez, en Tierra de Miranda. Revista do Centro de Estudos António Maria Mourinho n. 3 (2008), 44-52.

[issuu width=420 height=297 backgroundColor=%23222222 documentId=110911110639-8ddf1dbc885d4e558729afe1095e5e2d name=al_outru_llau_de_la_raya username=asociacionfaceira tag=asturleones unit=px id=a49df4fc-9837-e8c1-5d06-0ac2be0cb8fd v=2]

El asturleonés hoy en León y Zamora


Nicolás Bartolomé Pérez, en Revista de Folklore nº 333 (2008).

 

¿QUÉ ES EL ASTURLEONÉS?

A esta cuestión responde en un reciente trabajo el profesor de la Universidad de Oviedo Ramón d’Andrés (2007: 240-241): “el asturleonés es una de las lenguas románicas de la Península Ibérica (…) Ramón Menéndez Pidal es precisamente quien descubre para la comunidad científica la condición de lengua glotológica del asturleonés. Es Pidal quien, con medios exclusivamente glotológicos, establece el taxón románico asturleonés, y eso a pesar de la terminología que utiliza (dialecto). Se entenderá fácilmente que el hecho de que el asturleonés carezca de una serie de atributos socioculturales –como unificación literaria, literatura potente, prestigio social, status de oficialidad, etc.– no puede ser factor válido en cuanto a su clasificación dentro de la glotodiversidad románica. En coherencia, el asturleonés tendría que contar con capítulo propio en los manuales sobre lenguas ibéricas, y en puridad debiera excluirse de los manuales de dialectología castellana. Se mire como se mire, es un desacierto incluir el asturleonés como un dialecto del castellano”. No estamos entonces ni ante una forma de hablar (mal) castellano, ni siquiera ante un estadio poco evolucionado de nuestra lengua común, sino ante una forma de hablar diferenciada producto del devenir histórico de este lugar del mundo que se llama León y que constituye uno de los múltiples reflejos de su personalidad milenaria. Luis López Santos (1947: 177-179) ya criticó hace años el desprecio y el desconocimiento de ciertos sectores de la sociedad leonesa hacia su patrimonio lingüístico con unas palabras que conviene recordar:

“Los leoneses estamos intensamente enamorados de lo nuestro, de lo típico y tradicional en la región. Sin embargo, no suele ocurrir esto con las modalidades dialectales, que son lo más entrañablemente nuestro, como si molestase que en León no se haya hablado siempre un puro castellano. Hasta creo que tal punto de vista ha sido defendido por escritores provistos de buenísima intención. Por fortuna esta es la señal más elocuente de la incorporación del reino de León al alma de España. Pero es preciso insistir sobre lo equivocado de una postura, no sólo –claro es- anticientífica, sino también antirregional. La personalidad regional reciamente diferenciada, suele ir unida a una peculiaridad lingüística, que se debe cultivar, sin mengua del ensamblaje a la unidad superior de la patria. Cuando esa peculiaridad ya no se conserva, o se disuelve en estados fragmentarios, atrasados e impuros, siempre será una gloria haberlos tenido, y es un deber de los hijos de la región, al menos, “embalsamarla en ciencia” (…) Es legítimo conmoverse o al menos interesarse por un rasgo fonético, o léxico diferencial, en que palpita el alma de nuestros antepasados, como nos podemos interesar por una gloria histórica, una institución, un vestido, un cantar o una piedra que hable de nuestra tradición.”

UN POCO DE HISTORIA

El romance asturleonés es el resultado de la evolución del latín que introdujeron los conquistadores romanos en el territorio de los ástures, pueblo prerromano que habitó, grosso modo, la mayor parte de Asturias y León, el occidente zamorano y el noreste portugués. La ocupación y colonización romana de Asturia llevó a la organización de una administración que se articuló gracias a un convento jurídico, el Conventum Asturum con capital en Asturica Augusta, la actual Astorga, ciudad que se convirtió en el principal centro de romanización de los ástures. Pero para la definitiva conformación y diferenciación de lo que sería el dominio lingüístico asturiano-leonés fue decisiva la existencia del reino medieval de Asturias y de León que tuvo entidad política entre los siglos VIII y XIII. En definitiva, en Asturias y en León se generó un romance autóctono, el asturleonés, que constituye uno de los idiomas románicos peninsulares junto con el gallego-portugués, el castellano, el aragonés y el catalán que si bien surgen del latín, son a su vez el resultado de la situación política, cultural y social que se creó en la Península Ibérica durante la Edad Media. Xulio Viejo (2003: 297-301) apunta el papel que jugaron tres ciudades en la evolución interna del asturleonés como fueron Astorga, la capital del Conventum, y Oviedo y León, ambas sede de la corte del reino medieval en momentos históricos diferentes. No podemos olvidar tampoco la importancia de centros culturales como los monasterios de Sahagún o Moreruela, o de las antiguas vías de comunicación a la hora de singularizar este romance en relación con los vecinos y de explicar los límites dialectales internos del dominio lingüístico. De esta forma, la interacción social, el intercambio económico, la actividad cotidiana, la acción política y militar fueron determinantes para que el asturleonés contara y cuente con rasgos y tendencias propias.

Del año 1171 y procedente de Sahagún es el primer documento leonés que conocemos completamente redactado en romance asturleonés. Es precisamente entre los siglos XII y XIII cuando el asturleonés alcanzó su máxima expansión territorial y una situación de relativa normalidad al ir alcanzando la lengua del reino una serie de usos formales que fue ganando al latín como fueron su empleo en la literatura, (Poema de Elena y María, El Libro de Alexandre), en el ámbito de la justicia (con la traducción del Forum Iudiciorum visigodo al asturleonés), o en la administración y organización de territorio como lo prueban los fueros de las principales ciudades del reino que fueron redactados en asturleonés o romanceados en este idioma desde el latín. Después de la incorporación del Reino de León a la Corona de Castilla en el año 1230 es cuando el asturleonés alcanzó un mayor nivel de uso escrito e incluso institucional, aunque desde finales del siglo XIII el castellano comenzó a sustituir al asturleonés en la escritura en un lento proceso que no se consumó completamente hasta el siglo XV. La perdida de poder político de los territorios del antiguo reino leonés, su escasa población y su inferior nivel de desarrollo económico en relación con otros territorios de la Corona, así como la mencionada sustitución del asturleonés en la escritura a favor del castellano que fue muy promocionado por los monarcas desde Alfonso X, fueron circunstancias que favorecieron su retroceso social, territorial y la pérdida de prestigio hasta quedar reducido a la condición de lengua oral. Aun así, al comenzar el siglo XX el asturleonés todavía se hablaba a las puertas de las ciudades de León y Zamora como demuestran las encuestas lingüísticas de la época. Fue en ese momento cuando comenzó el estudio científico del asturleonés así como un incipiente cultivo literario que no fue suficiente para evitar el abrumador avance del castellano que se ha constatado en las comarcas leonesas a lo largo de la pasada centuria.

¿TODAVÍA SE HABLA ASTURLEONÉS EN EL VIEJO REINO?

En la actualidad el asturleonés como realidad viva en sus distintas variantes se mantiene en León y Zamora de una forma muy precaria por unos pocos hablantes que se pueden llamar patrimoniales y que invariablemente son de edad avanzada. Si hasta el siglo XX la castellanización lingüística del territorio leonés se producía de manera lenta y se desarrollaba esencialmente por la amplia zona contacto entre los dos idiomas, en la pasada centuria el castellano penetró cada vez más siguiendo las vías de comunicación más importantes y desplazando al asturleonés de los núcleos de población más relevantes. Por lo tanto, los difusos límites del asturleonés en la provincia de León se encuentran hoy a partir del río Órbigo hacia el oeste y en la zona montañosa del norte leonés, y en Zamora en las comarcas de Sanabria, Aliste y La Carballeda. Son las zonas señaladas como 1 y 2 por Borrego Nieto (1996: 141-149) en su estudio sobre el leonés, quien dice que “en la parte más occidental de León y el noroeste de Zamora el dialecto mantiene una cierta coherencia de código distinto, al menos en determinados hablantes”, hasta el punto de que en la señalada como zona 1, “el dialecto se percibe como un código distinto, capaz de alternar con el castellano en una especie de juego diglósico”. La realidad es que en esta estrecha franja territorial que comprende la alta Sanabria, La Cabrera, parte del alto Bierzo, Fornela y los valles noroccidentales leoneses, desde Palacios del Sil a Babia, es donde podemos decir que el asturleonés está en uso hoy en las dos provincias mencionadas. Por otro lado, las distintas variedades del asturleonés hablado siguen estudiándose en la actualidad lo que constata que sigue siendo una realidad viva.

LEONÉS, ASTURIANO Y MIRANDÉS

Existe una íntima relación entre las hablas leonesas, las asturianas y el mirandés como ya apuntó Menéndez Pidal (2006: 28) en su magistral obra El dialecto leonés cuando afirmó “la relativa unidad del leonés moderno, especialmente del occidental, desde Luarca a Miranda”. Vamos a tratar brevemente la cuestión de la denominación de la lengua para analizar a continuación la relación del idioma en León con el resto del dominio. La existencia de diversos nombres para designar una misma realidad lingüística es una situación muy frecuente: castellano/español, flamenco/neerlandés, occitano/provenzal, etc. En el caso leonés nos encontramos con una situación todavía más compleja:

1.- Menéndez Pidal fue el primero en emplear la denominación de leonés para referirse al conjunto del dominio lingüístico, aunque tal nombre nunca fue empleado a nivel popular ni siquiera en León. En Asturias los hablantes denominaban y denominan a la lengua asturiano, y en la Tierra de Miranda, la denominación de la lengua fue y es la de mirandés. Leonés es pues inicialmente una denominación de origen erudito acuñada y empleada por filólogos, pero con el transcurso de los años se ha ido popularizando en León para designar a la lengua.

2.-Otras denominaciones como asturleonés o asturiano-leonés aluden, tal vez con mayor precisión, al conjunto del territorio donde se habla.

3.- Los hablantes patrimoniales leoneses cuando emplean algún nombre para referirse a su habla casi siempre han optado por denominaciones locales: senabrés o pachuocu, furniellu, pal.luezu, cepedanu, cabreirés, etc.

Fue también Ramón Menéndez Pidal, en la obra mencionada más arriba, quien propuso la división, todavía vigente en gran medida, en tres grandes bloques dialectales del dominio lingüístico: el occidental, al que se adscriben las hablas del occidente asturiano, las de la mitad occidental de las provincias de León y de Zamora (a excepción de las comarcas más occidentales, de lengua gallega) y el mirandés, hablado en el municipio portugués de Miranda do Douro; el central, con presencia en el centro y centro-oriente de Asturias y en la montaña central leonesa; y el oriental, propio del oriente asturiano y de la montaña oriental leonesa. Como vemos en la provincia de León encontramos, aunque con diferente grado de extensión territorial y de vitalidad, hablas representativas de las tres grandes variedades del asturleonés, de hecho los montes cantábricos no marcan en general ningún límite lingüístico entre León y Asturias ya que la variedades lingüísticas leonesas no presentan diferencias relevantes en relación con las asturianas del otro lado de los puertos de montaña que unen ambos territorios. Así, y teniendo en cuenta la mayor castellanización del lado leonés, el habla de Babia, Laciana y Palacios de Sil es la misma que se puede oír en los concejos asturianos de Somiedo, Cangas del Narcea o Degaña; el habla de Gordón o de Los Argüellos leoneses, a pesar de su gran castellanización actual, tiene evidente conexión con la de los concejos trasmontanos de Lena o Aller, y la lengua en Valdeón y Sajambre es prácticamente idéntica a la del oriente asturiano. Está claro que esta identidad lingüística a uno y otro lado de la Cordillera Cantábrica evidencia una estrecha y antigua relación humana de la que la lengua constituye una preciosa muestra. Es cierto, por otra parte, que el asturiano normativo, empleado hoy en día en la enseñanza, en la producción cultural o en los medios de comunicación del Principado, se basa en la variedad lingüística del centro del Principado tanto por la existencia de una tradición literaria ininterrumpida que se remonta al siglo XVII, como por el peso demográfico de los hablantes de asturiano central en relación con el resto del idioma, lo que no impide que lo que en León se llama leonés y el asturiano sean en esencia la misma lengua. Una buena demostración de esta afirmación la tenemos con la obra de dos escritores de Palacios del Sil, Eva González (1918-2007) y su hijo Roberto González-Quevedo, que comenzaron su producción literaria a finales de los años setenta del pasado siglo y a publicar libros en 1980 con la serie Na nuesa tsingua; pues bien, toda su producción literaria fue editada en Asturias donde fue calurosamente acogida además de por su calidad literaria, por la plena identidad lingüística entre el pal.luezu del noroeste leonés y el asturiano occidental. Aun compartiendo un patrimonio lingüístico común existen diferencias fundamentales entre León y Asturias en este aspecto por la ausencia de diversos factores que si encontramos en el Principado pero no en León: vitalidad del idioma, conciencia lingüística, tradición literaria, elevado número de hablantes y un movimiento social plural y consolidado que defiende la pervivencia de la lengua. Respecto a la relación actual entre mirandés y el resto del dominio creo que las palabras de un hablante patrimonial de mirandés tan cualificado como es António Bárbolo Alves (2007: 300), escritor, investigador y director del Centro de Estudos Mirandeses, pueden servir de referencia para aclarar el tema: “L mirandés, imbora pertenecendo storicamente al domínio geo-lhenguístico sturo-lhionés, ye hoije ua lhéngua andependente”.

Mejor que intentar especular sobre el número de hablantes leoneses y zamoranos, ante falta de estudios específicos y fiables al respecto, el siguiente dato puede dar idea cabal del estado real del asturleonés en el Viejo Reino en relación con las situaciones asturiana y mirandesa: durante el siglo XX y lo que llevamos andado del XXI se han publicado poco más de una veintena de libros en variedades leonesas del asturleonés o con presencia destacada de éste, de los que 13 títulos corresponden a Eva González y a Roberto González-Quevedo. Asimismo, sólo en la década que va de 1998 a 2008 se han publicado cerca de veinte obras en mirandés que cuenta con unos 5.000 hablantes, mientras que en Asturias las publicaciones en la lengua autóctona desde 1839, fecha en la que apareció el primer libro en asturiano, alcanzan aproximadamente las 2.500.

EL ASTULEONÉS EN LAS SOCIEDADES LEONESA Y ZAMORANA

Paradójicamente es en el presente momento histórico en que el asturleonés se encuentra en una situación agónica cuando la sociedad leonesa ha demostrado un mayor aprecio, o, al menos, interés, por este idioma. En la actualidad existe un cierto debate sobre el papel del asturleonés en nuestra sociedad, hay un mayor cultivo escrito, siempre dentro de una producción mínima, se han constituido asociaciones para su defensa y promoción, y se han puesto en marcha iniciativas para su recuperación más o menos acertadas. Desgraciadamente, en general, los hablantes patrimoniales no han variado su tradicional poca estima por la lengua de la que son depositarios y usuarios, aunque también es verdad que no han recibido nunca ningún estímulo ni apoyo por parte de los poderes públicos para variar este estado de cosas, más bien todo lo contrario. Hay que reconocer, por otro lado, que el mecanismo de transmisión intergeneracional del asturleonés se rompió hace ya décadas.

La situación en la que se encuentra el asturleonés se puede resumir con el siguiente cuadro en el que seguimos de forma prácticamente literal a Jesús Burgueño (2002: 185 y 188), que analiza los procesos sociales que acompañan los fenómenos de diglosia:

• Confinamiento en el medio rural por un proceso histórico de retroceso territorial.

• Las élites locales no emplean nunca la lengua autóctona.

• El contexto de uso del asturleonés se restringe a familia y vecinos.

• Pérdida de la lengua entre las generaciones jóvenes.

• La lengua propia es vista como un obstáculo para la promoción social.

• Utilización del castellano de la lengua de prestigio, el castellano, en todos los usos formales y como única lengua escrita.

• Infravaloración de la capacidad expresiva de la propia lengua.

• Percepción del asturleonés como una degradación de la lengua oficial.

• Falta de conciencia de unidad lingüística a causa de la fragmentación geográfica e incomunicación de las comunidades de hablantes, lo que se traduce en el caso asturleonés en la presencia de denominaciones localistas.

El propio Burgueño en su caracterización sociolingüística básica de los territorios bilingües en nuestro país clasifica al leonés, al que califica como lengua debilitada, en la peor de las situaciones posibles, esto es, al borde de la extinción en muy pocos años. Sin embargo, hay cosas que han empezado a cambiar en relación con el asturleonés en nuestra sociedad como se constata en dos recientes estudios sociolingüístico realizados respectivamente en el norte de León y en la totalidad de esta provincia bajo la dirección de los profesores García Arias y González Riaño (2006 y 2008), centrados en el análisis de la pervivencia del asturleonés, conciencia de uso y actitudes lingüísticas por parte de sus hablantes tradicionales; en el segundo estudio se concluye que:

“Los leoneses aprecian a su habla tradicional y son conscientes de que ésta forma parte inseparable de lo que podríamos denominar <>. En este sentido, rechazan por completo la asociación entre empleo de la misma e incorrección lingüística. Aunque el habla tradicional va perdiéndose, hecho del que son conscientes la mayoría de la gente de León, aunque se mantiene un porcentaje mínimo de usuarios como para poder iniciar con garantías un proceso de recuperación lingüística. Para luchar contra esa posibilidad de perdida, la mayoría de los leoneses es favorable al reconocimiento jurídico del habla tradicional, a plantear líneas de colaboración con Asturias en materia de política lingüística, a su presencia escolar y a su promoción institucional”. (González Riaño y García Arias, 2008: 119).

EL FUTURO: EL ASTURLEONÉS COMO PATRIMONIO

“El leonés será objeto de protección específica por parte de las instituciones por su particular valor dentro del patrimonio lingüístico de la Comunidad.”, dice el primer enunciado del artículo 5.2 del recientemente reformado Estatuto de Autonomía de nuestra Comunidad Autónoma. En realidad el párrafo trascrito no hace sino concretar lo que ya recogió en 2002 la Ley de Patrimonio Cultural de Castilla y León, norma que tiene por objeto el conocimiento, la protección, el acrecentamiento, la difusión, la investigación y la transmisión a las generaciones futuras del patrimonio cultural de la comunidad en el que se integra el patrimonio lingüístico, conformado, de acuerdo con el artículo 64 de esta ley, por las diferentes lenguas, hablas, variedades dialectales y modalidades lingüísticas que tradicionalmente se hayan venido utilizando en el territorio de la Comunidad Autónoma. Esta concepción del leonés como un elemento valioso de nuestro patrimonio cultural resulta de enorme interés por las múltiples posibilidades que ofrece y por el principio de consenso que se puede lograr en nuestra sociedad a la hora articular medidas para su protección y conservación partiendo de esta idea. Las lenguas, también las minorizadas y minoritarias, constituyen una parte no menor del patrimonio cultural inmaterial, entendiendo éste como el que “se transmite de generación en generación, es recreado constantemente por las comunidades y grupos en función de su entorno, su interacción con la naturaleza y su historia, infundiéndoles un sentimiento de identidad y continuidad y contribuyendo así a promover el respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana”, tal y como recoge la Convención para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial, tratado internacional auspiciado en 2003 por la UNESCO y ratificado por nuestro país en 2007, y donde se incluye expresamente el idioma como vehículo y elemento constitutivo del patrimonio cultural inmaterial.

El segundo enunciado del citado artículo 5.2 del Estatuto de Autonomía prescribe que la protección del leonés, su uso y promoción serán objeto de regulación. Dicha regulación, inexistente a día de hoy, tendrá que verificarse de conformidad con la Carta Europea de Lenguas Regionales y Minoritarias del Consejo de Europa, ratificada por España y en vigor como derecho interno desde 2001, cuyo artículo 7 establece un programa de objetivos imprescindibles a cuyo desarrollo están obligadas tanto la administración estatal como la autonómica. El compromiso y las obligaciones de los poderes públicos quedan definidos en las normas mencionadas, pero es la sociedad leonesa y especialmente los hablantes de asturleonés quienes han de decidir en última instancia cuál es el futuro de nuestro patrimonio lingüístico. En este sentido quizá sea de utilidad tener en cuenta las palabras del gran historiador Américo Castro quien sentenció que “el menor patois [habla local] encierra tal cantidad de interés sicológico, histórico y lingüístico que su conservación es obligada empresa para todo pueblo culto.”

 

BIBLIOGRAFÍA

ALVES, António Bárbolo (2007): “La lhéngua mirandesa: ancruzelhadas i caminos de l’último seclo”, en Morala Rodríguez 2007: 295-323.

BORREGO NIETO, Julio (1996): “Leonés”, en Manual de dialectología hispánica. El español de España. Barcelona, Ariel: 139-158. [Edición de Manuel Alvar].

BURGUEÑO, Jesús (2002): “El mapa escondido: las lenguas de España”, en Boletín de la Asociación de Geógrafos Españoles 34: 171-192.

D’ANDRÉS, Ramón (2007): “Noción y realidad del asturiano”, en Morala Rodríguez 2007: 239-256.

GONZÁLEZ RIAÑO, Xosé Antón & GARCÍA ARIAS, Xosé Lluis (2006): Estudiu sociollingüísticu de Lleón. Identidá, conciencia d´usu, y actitúes llingüístiques nes fasteres que llenden con Asturies. Uviéu, Academia de la Llingua Asturiana.

GONZÁLEZ RIAÑO, XOSÉ ANTÓN & GARCÍA ARIAS, XOSÉ LLUÍS (2008): II Estudiu sociollingüísticu de Lleón. Identidá, conciencia d´usu y actitúes llingüístiques de la población lleonesa. Uviéu, Academia de la Llingua Asturiana.

LÓPEZ SANTOS, Luis (1947): “Reseña a la segunda edición de El dialecto vulgar leonés hablado en Maragatería y Tierra de Astorga. Notas gramaticales y vocabulario. Madrid, 1947, CSIC”, en Archivos Leoneses 2: 171-179.

MENÉNDEZ PIDAL, Ramón (2006 [1906]): El dialecto leonés. León, El Búho Viajero. [Edición conmemorativa 1906-2006. Facsímil de la primera edición y de las encuestas realizadas por Menéndez Pidal. Con relatos y poemas en leonés y un CD que los recoge en la voz de sus autores].

MORALA RODRÍGUEZ, José Ramón, [editor] (2007): Ramón Menéndez Pidal y El Dialecto Leonés (1906-2006), Salamanca, Instituto de la Lengua Castellano y Leonés.

VIEJO FERNÁNDEZ, Xulio (2003): La formación histórica de la llingua asturiana. Uviéu, Trabe.

 

 

Nicolás Bartolomé Pérez

Revista de Folklore 333 (2008).

http://www.funjdiaz.net/folklore/07ficha.cfm?id=2515

 

 

 

Notas para una anatomía del corpus lingüístico de Janick Le Men

Autor: Jaime Federico Rollán Ortiz.

[issuu width=420 height=249 backgroundColor=%23222222 documentId=110910151844-e687c428a4de4f789c62ed1562ae3361 name=notas-corpus-ling-janick-le-men username=asociacionfaceira unit=px id=d4f9af49-6d14-6015-7625-7b60dd05bca5 v=2]

Vocabulario de la comarca de Vegas del Condado

Autora: Mª Dolores Llamazares Laso. 2004.

 [issuu width=420 height=297 backgroundColor=%23222222 documentId=110910151819-6d4a877e37b440f1bc76e930b1166a31 name=vocabulario-vegas-condado username=asociacionfaceira unit=px id=68405102-94a1-b3bb-3b8a-70fdc95b060f v=2]

Dominio lingüístico ástur: una historia de grandeza, pero un habla que encoge

EDUARDO GARCÍA, La Nueva España, 10 de julio de 2011.

Un estudio de la Academia de la Llingua sobre las variantes de la lengua tradicional en Zamora cierra el mapa actual de lo que fue territorio lingüístico común

Desde Gijón a la pequeña localidad zamorana de Villadepera, muy cerca de la frontera con Portugal, hay unos 325 kilómetros. Este pueblo, en el corazón de la comarca de Sayago y casi a las orillas del río Duero, puede ser considerado como uno de los límites más sureños de lo que se conoce como el dominio lingüístico astur (dominiu llungüísticu ástur), una franja geográfica que comprende hoy tres provincias, Asturias, León y Zamora, pero que en su momento se extendía por tierras de Galicia y de Salamanca. La actual franja «come» parte de Portugal, en el entorno de la localidad de Miranda do Douro. Mucha superficie, como corresponde a mucha historia.

Un equipo de la Academia de la Llingua Asturiana, coordinado por los profesores Xosé Lluis García Arias y Xosé Antón González Riaño, acaba de publicar el «Estudiu sociollingüísticu de Zamora», en su área occidental, que es el complemento a un estudio similar realizado en León y a otro aún más reciente sobre el mirandés. «Se cierra el ciclo», señala González Riaño. El estudio, en el que han participado en el trabajo de campo Isabel Hevia, Lorena Frade y María del Mar González Iglesias, aporta claves sociolingüísticas e históricas sobre la lengua asturiana y su implantación en distintos niveles en la provincia zamorana donde pervive un fenómeno sorprendente en el pequeño pueblo de San Ciprián, en la comarca de Sanabria.

San Ciprián es nombrado por Ramón Menéndez Pidal en el libro «El idioma español en sus primeros tiempos». El sabio filólogo del castellano lo denominaba ya en 1942 una «isla lingüística», muy lejana a Asturias, pero donde se hablaba asturiano. Hoy en día, ya en pleno siglo XXI, la castellanización en el habla de San Ciprián es un hecho, pero sus vecinos recuerdan a sus padres y abuelos habituados a las terminaciones del plural en «es» (manzanes, vaques…) o al final en «u» (ver LA NUEVA ESPAÑA del pasado 19 de diciembre).

Hay una línea historicista que explica en parte ese fenómeno como consecuencia de las repoblaciones medievales. Pero, ¿por qué en unas zonas persiste esa asturianización idiomática y en otras no? Mucho más allá en el tiempo de las repoblaciones decretadas por los reyes asturianos y leoneses, hay un mundo. El mundo de los ástures, la tierra común, concretada en unos veinte mil kilómetros cuadrados, cuya mancha actual recorre buena parte de León y la franja más occidental de Zamora. En las similitudes idiomáticas y fonéticas están latentes miles de años de cultura compartida.

Es un territorio al norte del río Duero, pero el propio Menéndez Pidal mencionaba en sus estudios el pueblo de El Payo, al sur de Ciudad Rodrigo. «En El Payo se dice «les gallines», ellos idien (por «decían»), ellos canten (por «cantan»), rasgo desconocido a los pueblos de alrededor», comentaba el historiador.

Cientos de encuestas a pie de casa y camino como quien dice componen este estudio de la Academia de la Llingua. Se parte de una tesis cierta: en León, Zamora y la tierra de Miranda (Portugal) se hablaron y se hablan variantes dialectales de tipo asturiano y leonés, generadas en tierras ástures en lo que se puede denominar dominio lingüístico ástur o astur. En Zamora los antecedentes son evidentes y sólo hace falta echar un vistazo a su Fuero en su versión más antigua que se conoce, en 1289. Parece el fuero de una de las polas asturianas.

De la «nación ástur», por decirlo en términos muy cinematográficos, que se iniciaba en el Cabo Peñas y casi apuntaba a la comarca extremeña de Las Hurdes, quedan aún «estayas» idiomáticas muy visibles. Las analizadas ahora en el estudio zamorano son, de norte a sur, las de Sanabria (donde se asienta el ya referido pueblo de San Ciprián), La Carbayeda, Aliste y Sayago. Se llevaron a cabo encuestas en 61 ámbitos municipales de los 238 que componen la provincia de Zamora, con una población de algo más de 28.000 habitantes. En total fueron realizadas cuatrocientas encuestas. El 95% de los encuestados habían nacido en la provincia de Zamora.

Aquel idioma común ancestral lleva siglos batiéndose en retirada. El castellano puede con todo, una ola que va de Este a Oeste, y que lo ha tenido especialmente fácil allá donde no existe orografía complicada. Con el mapa sobre la mesa, el profesor de la Universidad de Oviedo, Xosé Lluis García Arias, explica el estado de la cuestión:

«La zona donde hay un mayor grado de conservación es la franja que va desde Forniella (Fornela, Bierzo Alto) hasta Sanabria. La zona de La Maragatería es lingüísticamente parecida a la anterior, pero hay que buscar esos rasgos con más atención. Y en la zona de la ribera del Órbigo aún se encuentran algunos elementos lingüísticos» comunes.

El actual dominio lingüístico ástur está ya al Oeste del río Esla «el río de los ástures por antonomasia». Pero el Esla es ya, en este aspecto, río castellano leonés, si utilizamos un término administrativo. La franja leonesa que hoy puede ser considerada frontera lingüística formaría una línea imaginaria -y no tan imaginaria gracias a la actual red de carreteras- que une Boñar, La Vecilla, León capital, y La Bañeza. Puro veraneo asturiano, como se puede comprobar.

El dominio lingüístico ástur gana cuanto más al Oeste nos situemos en ese mapa lingüístico pero no exactamente cuanto más al Norte como podría pensarse. La trama dialéctica es más potente, por ejemplo, en la zona portuguesa de Miranda do Douro, a la misma altura que Zamora capital, que en Astorga, Ponferrada o incluso La Pola de Gordón, casi a las puertas del Pajares.

En todo este mundo lleno de variables fonéticas y sintácticas «hay muchos rasgos lingüísticos que no se explican desde el castellano», dice el profesor Xosé Lluis García Arias. Un mundo en el que hace cientos de años sus habitantes «podrían entenderse en el idioma ástur , en la lengua asturiana», aunque con sus lógicas variantes. «Como hoy se entiende uno de Cuenca y otro de Almería».

Que el idioma asturiano se prolongó tierra adentro de lo que hoy es España es una tesis poco menos que irrebatible y hasta centenaria, defendida por Ramón Menéndez Pidal ya a principios del siglo XX. Es un proceso apasionante pero que muchos han tratado de ningunear o, al menos, relativizar en su importancia. Esa versión histórico-lingüística fue sistematicamente negada en los libros de texto durante mucho tiempo.

En el «Estudiu Sociollingüísticu de Zamora. Estaya occidental» los autores explican el marco histórico: el modelo de llingua ástur fue consolidándose durante la Edad Media gracias, en parte, a la escritura en los centros culturales más importantes de Oviedo y León.

«Esa llingua avanzaba al sur del Duero por tierres de Salamanca y Extremadura en boca de los conquistadores al empar que s´espardía y afitaba´l poder políticu del reinu. pero esi procesu hacia´l sur, con pasos asemeyaos a los daos por Portugal, Castiya, Aragón y cataluña, veríase frayáu al perder Lleón la so independencia y axuntase dafechu a la corona de Castiya en 1230. Pasu ente pasu, cola perda del poder políticu, la llingua románica xenerada mayoritariamente nel País de los Ástures va dir desaniciándose, de mano nes tierres llanes del este, y llueu más al sur y occidente».

La lengua como rehén perpetuo de la política, la cultura condicionada a los vaivenes del poder. Se explica en estas páginas un hecho medieval, pero sirve y encaja como anillo al dedo en los tiempos que corren. Y en los futuros, es de temer.

A la pregunta de cuál es su principal afinidad, los encuestados zamoranos apuntan mayoritariamente a los gallegos (en Sanabria y La Carbayeda) y a los castellanos en Aliste y Sayago, además logicamente de los de su propia provincia. En La Carbayeda, sin embargo, hay un 4,5% de los encuestados que eligen a los asturianos. A la pregunta de si «la manera de hablar de aquí cree usted que se parece a la de alguna zona de Asturias» tan sólo un 14,5% de las respuestas señalan que están «muy de acuerdo» o «de acuerdo». Un 57,5% dicen estar «nada de acuerdo».

Pero lo cierto es que los zamoranos de la franja más occidental de la provincia sienten la singularidad de su habla. El 56% tampoco encuentran semejanzas con el portugués, y más del 62% dicen lo propio del castellano. «Hay un porcentaje no desdeñable de la población encuestada que tiene conciencia de sus peculiaridades lingüísticas», afirma Riaño. «Pero ni en León ni en Zamora hay una política lingüística como sí la hay en Asturias. Por tanto, si no se inicia una política prudente de dignificación, es claro que los rasgos lingüísticos van a ir a menos», a pesar de que casi el 80% de los encuestados no están de acuerdo en que hablar su lengua tradicional sea «hablar mal». Un 62,8% ven su habla tradicional en peligro de desaparecer.

Más de la mitad de los zamoranos encuestados abogan por algún tipo de colaboración en materia lingüística entre Asturias, Zamora y León, sobre todo en Sanabria, mientras que casi un 44% se muestra favorable a la escolarización de la lengua tradicional. La Academia de la Llingua da especial valor a esa demanda de colaboración «porque parece que la población de estos municipios lo reclama», pero con toda la prudencia del mundo. «Intervenir a petición de… Si no sería muy negativo».

Una de las conclusiones del estudio es que «la unidá llingüística entre la fala tradicional y l´asturianu percíbela un porcentax significativu, aunque minoritariu, de la población zamorano». Tal conciencia de unidad es percibida por el diez por ciento de los encuestados. «Hay en Zamora reacción de conciencia lingüística por parte de sectores jóvenes ilustrados», señala González Riaño.