Un ‘Bien’ que necesita más

El proceso de reconocimiento de la lucha leonesa como BIC

A. Barreñada | León 20/10/2011

La Proposición no de Ley acordada tras ser presentada por el Grupo Socialista de las Cortes de Castilla y León, con las aportaciones del Popular y la adhesión del Leonesista, se convertía en noticia, tanto por lograrse ese acuerdo con unanimidad, como por el objeto del acuerdo: instar a la Junta de la Comunidad a iniciar el proceso para el reconocimiento de la Lucha Leonesa como «Bien de Interés Cultural». La aprobación del texto propuesto, con sus modificaciones, se logró en reunión de la Comisión de Cultura y Turismo de las Cortes de Castilla y León en la mañana de este martes, día 18.

La configuración de los «BIC» consta en la Ley del Patrimonio Histórico Español de junio de 1985. La Comunidad autónoma asumió competencias al respecto que reguló en su propia Ley de Patrimonio Cultural de 11 de julio de 2002, de la cual es desarrollo el Reglamento para la Protección del Patrimonio Cultural de 19 de abril de 2007. Al amparo de lo contemplado en esa legislación, la lucha leonesa puede llegar a alcanzar un estatus cuyos posibles beneficios (o no) son considerados en estas páginas por gentes de la lucha.

Que una práctica deportiva de antiguo origen (de los más antiguos constatados) mantenga su vigencia, a pesar de todos los imponderables, merece mucho más que reconocimiento.

«La lucha leonesa: de tradición folklórica a deporte federado» (F. Javier García Blanco, 1977) es el título de uno de los primeros trabajos académicos realizados sobre los aluches. Tradición cultural popular y deporte actualizado son las dos caras inseparables de la preciosa moneda del aluche.

Tiempo después de esa obra de García Blanco, un hombre de la lucha, José Antonio Robles Tascón, completaba como tesis doctoral su investigación sobre esa vieja práctica guerrera, lúdica, pastoril… que había hecho su trashumancia de los tiempos sin perder el frescor de los altos puertos. Documentación de la elaborada por «El Elegante» forma parte del apoyo textual con que se presentado la Proposición ya acordada en pro del reconocimiento como BIC para la lucha.

Agradece Robles Tascón que sirvan esos textos «para justificar lo que tiene justificación por sí solo». «Es algo -señala- por lo que algunos llevamos luchando años, como consta en el proyecto con el que ganamos las elecciones de 2005. Desgraciadamente puede pasar, como con otros bienes de interés, que nos acordemos de ellos simplemente cuando lo que sigue existiendo es tan solo un reflejo de lo que fue o pudo ser».

Esta entrada ha sido publicada en Blog, Etnografía y etiquetada como , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *