Un llión nel corazón

Por Xuan Bello. El Comercio ,10-X- 2009

 Asturianu soi y nada de lo llionés me resulta ayeno. Creo que la gran mentira que nos dixeron a los asturianos ye que la xente de Tres los Montes, los de más p’allá del cordal y de Payares, yeren de poco fiar, cazurros de nome, colos que más valía nun dir a por duros. Ye una d’eses mentires interesaes, d’eses que cizañen y mal meten: abonda con salir a Busdongu, dar una revolada pelas Oumañas o perdese per La Cepeda pa saber que dalgo mui antiguo, que namás almite las esplcaderas del corazón, conmueve a los d’esta parte del mundu. Cuando falo de Llión, toi falando tamién de Zamora y de Miranda del Douru en Portugal.

Soi hispanu del noroccidente, astur pa más señes, y sonme fraternos la xinesta y la l.lousa, la pizarra. Yo sé qu’hai razones históriques pa una unidá de costumes, fala y simpatía ente Asturies, Llión, Zamora y Miranda; sé qu’eses razones desconócense n’Asturies d’una manera escandalosa inclusive por dalgunos que dicen defender -y defenden- la mesma llingua que se fala aquende y allende’l puertu.

Yo recomiéndo-ys, si-yos gusten les coses del alma asturiana, un llibru de Nicolás Bartolomé Pérez, ‘Filandón. Lliteratura popular llionesa’ publicáu por O Limaco Edizions con dibuxos d’Alberto Álvarez Peña, quiciabes el meyor compendiu de lliteratura oral del nuesu estrictu ámbitu cultural. Nél recuéyense histories, refranes, romances, adivinaces, cuentos y lleendes de L.laciana, Sayambre, La Cepeda, Cabreira, Senabria… El labeintu llionés tien siempre una fonte que canta en cada requexu con voz de páxaru. Perdese per él ye atopar caminos antiguos, dacuando ermos, que fai falta rozar. María Cueto ta acabante firmar un artículu na revista dixital ‘Llengües Vives’ mui intelixente onde se fai una llamada d’atención: ye verdá que queden pocos falantes d’asturllionés nes provincies de Llión y de Zamora, pero esos falantes son esenciales. Esenciales polo qu’atesoraron nes sos cases de léxicu y construcciones sintáctiques, sí, pero fundamentalmente porque ye xente que fala esta mesma llingua de probes, la nuesa, y la llealtá llingüística que demostraron merez simpatía, apoyu, curiosidá, reverencia y respetu. La mio patria ye la llingua asturllionesa: confiésome, como munchos otros, de la raza de los pastores que diben y veníen y cuando podíen burllaben el fielatu.

La nueva emporada de ‘Camín de Cantares’, el programa dirixíu pol escritor Ramón Lluís Bande y presentáu por Xosé Ambás, trescurre nes comarques llioneses; yo sé que va ser una sorpresa pa munchos asturianos, que nin sospechaben qu’al otru llau del Cordal diera frutos una Asturies fecundo, una Asturies que nun ye político nin alministativo, una Asturies que nada tien que ver cola peste burocrático que dalgunos, que nun lleeron a Pascal nin a naide, consideren serio; una Asturies sentimentalmente superior que se llama colos nomes de la so tierra de vinu, trigu y garbanzos; los asturianos desatendimos Llión porque históricamente desatendimos Asturies. Yá sé qu’había xente interesao nesa desatención: pero nun ye disculpa nin sida.

‘Un airín que tira de Llión’, titula María Cueto’l so artículu en ‘Llengües Vives’. Ye verdá que la xente de Formientu de Zamora, como la xente de la Llibrería Filandón d’Estorga, tiénenlo difícil, mui difícil: exactamente de difícil que nós. Pero equí siguimos garraos a unes palabres que quemen en corazón, que son duces como los figos miguelinos, que recuerden nel so ciernu inmaterial qu’un día’l mundu yera más anchu y nun yera ayenu…

Cometeránse errores y habrá que disculpalos. Habrá que demostrar que l’amor nun invade, sinón que reconcilia. Habrá que respetar voluntaes y tener en cuenta opiniones, anque nun se tea d’alcuerdu con elles. Lo qu’importa ye que la brasa inda arde y nun hai zarnada, anque sía la del olvidu, que la anubra. El milagru, en parte, yá se dio: ún de los meyores escritores de la lliteratura asturiana del Surdimientu, Roberto González-Quevedo, fixo de L.laciana’l corazón secretu d’Asturies. Convenía facer un esfuerzu d’imaxinación pa que los últimos falantes de la nuesa llingua en Llión nun foran, nin muncho menos, los últimos; y si lo son, porque la vida ye mui brava, que polo menos tengan el nuesu consuelu.

Una vez, nun día perdíu de la perdida tierra, tuvi en Cabreira. Yá nun m’alcuerdo ónde yera exactamente: sé que falé cola última persona que vivía naquel llugar. Adeprendióme la diferencia ente’l pan nuevu y el pan seruendu. Tenía noventa y munchos años, poco-y faltaría pa morrer. Pero la so fala yera la mía y la mía la suya. Peter Cohen, un xudíu de Nueva York, paseaba un día per una cai perdida de Brooklyn cuando sintió que dalquién se dirixía nel yidish que fora usual había cuarenta años en Cracovia a un vecín; paró ensembre con un valtu en corazón; él tamién fora ún de los que sobreviviera en Cracovia pero había cuarenta años qu’aquella llingua namás yera la de les sos alcordances. Sonrió y gritó pa que lu sintieran:

-¿Sabéis si Abrahan, el paragüeru de la cai Cescova, punxo tienda per equí?

-Esi dicen que marchó pa Israel-contestáron-y sorprendíos-. ¿Nun t’alcuerdes que tenía un llión en corazón?

Etiquetas: , , , ,

Sobre la entrada

Autor

Asociación Faceira

Sin comentarios.